Cuentas Personales

Estudiantes

Pago de Cuentas | FirstBank Line | Dispensa de Sobregiro | Pago Automático de Cuentas /Servicios ACH  | Depósito Directo | Tarjetas de Regalo | Cheques de Viajero | Cheques Oficiale | Cajas de Seguridad | Envíos Electrónicos | Bonos de Ahorro | Investigación de Cuentas | Ordenar Cheques  | Estudiantes


Edades y Etapas de la Administración del Dinero: Una Lista-de-Deberes

El logro exitoso de los objetivos financieros, dependerá en gran parte de lo que se hace y cuándo se hace. Aquí se presentan solo unas cuantas ideas que los jóvenes pueden considerar en diferentes etapas claves de la vida.

Cuando Estas en Preparatoria

Considera el ganar dinero fuera de la casa, ya sea trabajando como niñera, cortando yardas, o trabajando en una sala de cines o en cualquier otro negocio “real”. Un trabajo puede proporcionar un sentido de logro y responsabilidad. También puede representar una buena oportunidad para aprender acerca de diferentes ocupaciones y para socializar con otros profesionales.

Aprende el concepto de “pagarte a ti primero” –esto es, poniendo automáticamente algo de dinero en una cuenta de ahorros o inversiones antes de sentir el impulso de gastarlo. Empieza con poco si es necesario y gradualmente aumenta la cantidad.

Considera el abrir una cuenta bancaria, ya sea por tu propia cuenta o por medio de tus papas u otro adulto. Es una buena manera de aprender a administrar el dinero. También puedes empezar a usar una tarjeta de débito –la puedes usar para hacer compras, pero con ésta no pagas interés o incurres en deudas ya que el dinero es automáticamente deducido de tu propia cuenta.

Toma una clase de finanzas personales o únete a un club de inversiones en tu escuela.

Si estas planeando ir al colegio, entérate de cuales son tus opciones de ahorro o de pedir dinero prestado para lo que será un gasto muy grande.

Si tu (y tus padres) están conformes con la adquisición de una tarjeta de crédito, debes de saber que hay tarjetas designadas solo para adolescentes. Una de estas, es una tarjeta con un límite de crédito bajo, lo cual te puede evitar el incurrir en deudas profundas. Otra tarjeta, es la tarjeta pre-pagada la cual tiene control de los padres, incluyendo el límite de gastos.

Cuando Estas en Colegio

Date cuanta que, a medida que haces tus propios pagos de gastos y deudas, estas construyendo un “historial de crédito” que podría ser importante para cuando apliques para un préstamo o un trabajo en el futuro. Haz tus pagos a tiempo… y pide prestado solo lo que puedas pagar.

Si decides el adquirir tu propia tarjeta de crédito, escoge cuidadosamente. Toma tu tiempo, comprende los riesgos, así como también las recompensas y toma tu tiempo para comparar con otras tarjetas. No apliques para recibir una tarjeta de crédito simplemente porque recibiste una invitación por correo o un vendedor te ofreció un regalo gratis en la escuela.

Protege tu número de Seguro Social (SSN), números de tarjeta de crédito y otra información de tipo personal, en contra de los rateros que usan la identidad de otras personas para cometer fraudes. Ejemplos: usa tu número de Seguridad Social solo si es absolutamente necesario y nunca se lo proporciones a un extraño. Protege tu información personal cuando uses el Internet o cuando uses una computadora en la escuela.

Considera el adquirir un trabajo que te pague o una práctica sin pago en un lugar de trabajo que se relacione a la carrera que estas considerando.

Si es posible, reserva dinero en una cuenta de ahorros e inversiones. Trata de tomar una clase de finanzas personales. Lee revistas y artículos de noticias relacionados al dinero.

Cuando Empiezas tu Carrera

Mantén tu tarjeta de crédito y otras deudas de manera razonable. Mantén un buen record de tu crédito.

Ahorra dinero tanto para objetivos de corto así como de largo plazo. Contribuye lo más que puedas a una cuenta de retiro, la cual frecuentemente puede ser usada para otros fines, incluyendo para la compra de tu primera casa. Aprovecha la aportación de contribuciones de fondos paralelos que hará tu compañía en tus ahorros para el retiro.

Trata lo más que puedas de ajustarte a un presupuesto y control de gastos, especialmente si todavía estás pagando préstamos estudiantiles o trabajas en un empleo de nivel de principiante.

Aunque algunas veces el tener un seguro parece un desperdicio de dinero, solo necesitas que te pase un accidente o una catástrofe para acabarte financieramente. Piensa en un seguro de incapacidad (para reemplazar un ingreso perdido si es que llegas a enfermarte seriamente) y seguro de salud (para cubrir cantidades grandes de gastos médicos). Investiga acerca de un seguro gratis o de bajo costo que sea ofrecido a través de tu empleador.

Cuando estas Empezando una Familia

Continúa ahorrando e invirtiendo dinero, incluyendo en cuentas de retiro.

Si aun no eres dueño de tu propia casa, investiga si ésta es una buena opción para ti. La compra de una casa puede ser cara, pero también puede ser una inversión excelente y una fuente de exención de impuestos. Investiga acerca de otros recursos educacionales para personas que compran casa por primera vez.

Cerciórate de que estas asegurado apropiadamente, incluyendo seguro de vida, de salud, incapacidad y de propietario de casa o renta de casa.

Habla con un abogado acerca de los documentos legales que debes tener para proteger a tus seres queridos si llegas a enfermarte seriamente o si mueres. Estos documentos típicamente incluyen un testamento, un “poder notarial duradero” (dando a una o más personas la autoridad para manejar asuntos personales si llegas a estar física o mentalmente incompetente) así como una “voluntad de vida” (especificando el cuidado médico que quieres o no quieres si llegas a enfermarte sin esperanzas, al grado de que no puedas comunicar tus deseos.)

Cortesía de FDCI Consumer News, ediciones actuales y pasadas de FDCI Consumer News las puede encontrar en www.fdic.gov/consumers/consumer/news.